morientes.es.

morientes.es.

El Málaga de la Champions: El sorprendente equipo malagueño de la Liga de Campeones

El Málaga de la Champions: El sorprendente equipo malagueño de la Liga de Campeones

Introducción

En la temporada 2012/2013, el Málaga CF sorprendió al mundo del fútbol al clasificarse para la Liga de Campeones de la UEFA por primera vez en su historia. Un equipo modesto, con un presupuesto limitado y una plantilla compuesta por jugadores desconocidos, se encontró de repente compartiendo grupo con equipos como AC Milan, Zenit de San Petersburgo y el Anderlecht belga. Sin embargo, el Málaga no se amedrentó ante el reto y demostró una gran solidez defensiva y un juego rápido y vertical que le llevó a superar la fase de grupos como líder. A pesar de caer eliminados en cuartos de final ante el Borussia Dortmund en un polémico partido, el Málaga dejó su huella en la historia de la Liga de Campeones. En este artículo, analizaremos en detalle el equipo malagueño de aquel entonces y cómo lograron competir al más alto nivel en Europa.

El equipo

El Málaga de la temporada 2012/2013 contaba con una plantilla bastante completa y equilibrada, aunque no especialmente brillante en cuanto a nombres propios. El técnico chileno Manuel Pellegrini supo estructurar el equipo de forma muy sólida, dando mucha importancia a la defensa y a un mediocampo muy trabajador. En la portería, Willy Caballero fue un seguro de vida para el equipo, siendo uno de los porteros más destacados de la Liga ese año. En defensa, el capitán Weligton y el joven central argentino Martín Demichelis formaron una pareja muy fiable, mientras que Jesús Gámez y Vitorino Antunes se ocupaban de los laterales. En el centro del campo, el joven Francisco Portillo aportaba calidad y creatividad, mientras que Ignacio Camacho y Jeremy Toulalan se encargaban de la destrucción y el equilibrio. Joaquín, en un gran estado de forma, lideraba el ataque por banda, mientras que Isco, el gran talento de aquel equipo, organizaba el juego y aportaba desequilibrio con sus regates. En la delantera, Roque Santa Cruz y Javier Saviola eran los encargados de marcar los goles. Si bien no eran especialmente goleadores, su experiencia y calidad les permitían crear peligro con facilidad.

El juego

El Málaga de la temporada 2012/2013 destacó por su gran solidez defensiva y un juego rápido y vertical que buscaba crear peligro con la menor cantidad de toques posibles. Pellegrini apostó por una defensa de cuatro y un mediocampo muy trabajador, con Toulalan e Ignacio Camacho como ancla y Portillo e Isco aportando la creatividad. El equipo malagueño basaba gran parte de su juego en las transiciones rápidas, aprovechando la velocidad y desborde de Joaquín y las genialidades de Isco. Roque Santa Cruz y Javier Saviola eran dos delanteros que no destacaban especialmente por su velocidad o regate, pero sí por su movilidad y capacidad para asociarse entre ellos y con los volantes. A nivel defensivo, el Málaga era muy sólido y compacto, dejando muy pocas fisuras en su línea defensiva. La presión tras pérdida era una de las señas de identidad de este equipo, buscando recuperar rápido el balón y lanzando rápidos contraataques.

El éxito en la Liga de Campeones

El Málaga de la temporada 2012/2013 logró el éxito en la Liga de Campeones gracias a una excelente fase de grupos, en la que se clasificó como líder por delante del AC Milan. En aquel entonces, la Liga de Campeones aún tenía una fase de grupos de seis equipos, por lo que los malagueños disputaron diez partidos. El Málaga comenzó con un empate en casa ante el Zenit, pero luego encadenó una racha de tres victorias consecutivas ante el Anderlecht (2-0), el Milan (1-0) y el Anderlecht a domicilio (1-2). A pesar de caer derrotados ante el Zenit en su visita a San Petersburgo, los malagueños vencieron al Milan en la última jornada gracias a un gol de Joaquín para asegurar su presencia en octavos de final. En la fase de eliminatorias, el Málaga se enfrentó al Porto de Portugal, uno de los equipos más fuertes de la competición. En el partido de ida, los malagueños lograron un valioso empate a uno en el campo del Porto gracias a un gol de Isco, lo que les permitió encarrilar la eliminatoria en casa. En la vuelta, el Málaga venció 2-0 al Porto con goles de Santa Cruz y Eliseu, accediendo así a cuartos de final. En cuartos de final, el Málaga se enfrentó al Borussia Dortmund de Alemania, en un enfrentamiento muy exigente para los españoles. En el partido de ida, disputado en La Rosaleda, el Málaga logró una valiosa victoria por 2-0 con goles de Joaquín y Toulalan, dejando la eliminatoria muy encarrilada. Sin embargo, en el partido de vuelta, los alemanes lograron remontar el marcador y eliminar al Málaga en el último minuto en un controvertido partido.

Conclusión

El Málaga de la temporada 2012/2013 pasará a la historia como uno de los equipos más sorprendentes e ilusionantes de la Liga de Campeones. Con un presupuesto modesto y una plantilla poco conocida, los malagueños consiguieron competir al más alto nivel y superar la fase de grupos como líderes. Aunque el final fue amargo con la eliminación polémica ante el Borussia Dortmund, el Málaga dejó una huella imborrable en la historia de la Liga de Campeones y del fútbol español en general. La solidez defensiva, el juego rápido y vertical y la calidad individual de jugadores como Isco o Joaquín fueron las principales señas de identidad de aquel Málaga que soñó con la gloria europea.